Oscar Domínguez 

Óscar Domínguez (Tenerife, 1906 – París, 1957) era un pintor surrealista perteneciente a la generación del 27. Domínguez pintó como aficionado hasta 1931, cuando la muerte de su padre le obligó a ganarse la vida como pintor. De 1929 a 1938 se extiende su etapa propiamente surrealista, centrada en los procedimientos automáticos, en los que destacó como inventor de las decalcomanías- consiste en introducir gouache negro líquido entre dos superficies para presionarlas de modo incontrolado, técnica que adoptaron inmediatamente los surrealistas e influyendo posteriormente en el expresionismo abstracto. En la temática de sus pinturas, se evocan con frecuencia volcanes, grutas y la flora y fauna típica de las Islas Canarias, así como latas de conserva, imperdibles, revólveres, flechas, leones y toros que conforman sus objetos surreales.

A principios de los cuarenta atravesó una etapa influida por De Chirico, hasta que el conocimiento profundo de la obra de Picasso, facilitado por la amistad entre ellos, lo llevó a una síntesis de imágenes surrealistas de configuración cubista. Entre finales de los cuarenta y principios de los cincuenta transcurre su período "esquemático", que supone la superación de la dependencia picassiana con composiciones más serenas y equilibradas y un cromatismo más grave, delimitado por su característico "triple trazo", blanco y negro. 

Desde 1955 trabajó en los límites de la abstracción, que abandonó en el último año de su vida para reavivar su inicial interés por el automatismo. Aunque residente en París, siguió en contacto con su tierra, siendo uno de los más decididos animadores del surrealismo español. Su obra plasmó un surrealismo ecléctico, de base casi naturalista y, en el más noble sentido de la palabra, académico.

obra disponible

Contáctenos para más información 

 
   Le Chat ,  1953  Oleo sobre tabla  105 x 20 cm

Le Chat, 1953

Oleo sobre tabla

105 x 20 cm