Fernand Léger

Fernand Léger (1881, Argentan, Francia - 1955, Gif-sur-Yvette, Francia) se instaló en París en 1900 y empezó a trabajar como dibujante de arquitectura. Se le negó la entrada a la École des Beaux-Arts, pero sin embargo asistió a clases allí a partir de 1903; también estudió en la Académie Julian. Las obras más conocidas de Léger, que datan de 1905, fueron influenciadas principalmente por el impresionismo. La experiencia de ver la retrospectiva de Paul Cézanne en el Salon d'Automne en 1907 y su contacto con el primitivo cubismo de Pablo Picasso y Georges Braque tuvo un impacto extremadamente significativo en el desarrollo de su estilo personal. De 1911 a 1914, el trabajo de Léger se hizo cada vez más abstracto, y comenzó a limitar su color a los primarios y al blanco y negro. En 1912 recibió su primera exposición individual en Galerie Kahnweiler, París.

Aunque Fernand Léger construyó su reputación como cubista, su estilo varió considerablemente de década a década, fluctuando entre la figuración y la abstracción y mostrando influencia de una amplia gama de fuentes. Léger trabajó en una variedad de medios que incluyen pintura, cerámica, cine, teatro y conjuntos de baile, vidrio, grabado y artes del libro. Si bien su estilo varió, su trabajo fue consistentemente gráfico, favoreciendo colores primarios, patrones y formas atrevidas. Léger adoptó la noción cubista de fracturar objetos en formas geométricas, pero mantuvo un interés en representar la ilusión de la tridimensionalidad. La marca única de cubismo de Léger también se distinguió por su enfoque en la forma cilíndrica y su uso de figuras humanas similares a robots que expresaban la armonía entre los humanos y las máquinas.

Influenciado por el caos de los espacios urbanos y su interés por el color primario brillante, Léger buscó expresar el ruido, el dinamismo y la velocidad de las nuevas tecnologías y maquinaria, creando a menudo una sensación de movimiento en sus pinturas que capturaba el optimismo del mundo anterior a la Primera Guerra Mundial. En su aceptación a la materia reconocible y la ilusión de la tridimensionalidad intercalada con o menudo simultánea con experimentos de abstracción y no representación, la obra de Léger sincroniza las dualidades a menudo competitivas en gran parte del arte del siglo XX.

obra disponible

 

 Composition, 1919   Gouache tinta y acuarela sobre papel 39 x 30,2 cm  SOLD

Composition, 1919  
Gouache tinta y acuarela sobre papel
39 x 30,2 cm

SOLD

Contáctenos para más información